Por qué respetar el espacio personal fortalece la relación de pareja - Lenguajes del Amor

Por qué respetar el espacio personal fortalece la relación de pareja

By Vic Chertkov | Lenguajes del Amor

Abr 29
El espacio personal en las relaciones de pareja

Descarga GRATIS lo más importante de este post

¿Te tocó vivir alguna vez tu espacio personal invadido?

  • tu pareja siempre está contigo

  • con las mejores intenciones del mundo trata de implicarte en sus actividades

  • tan apenas tienes la posibilidad de estar sol@

  • los momentos de la intimidad personal, en solitario, son escasos

  • tenéis que ir siempre juntos a todas partes

  • por parte de tu pareja existe cierta tendencia de controlar lo que haces con tus amigos

  • cuando decides dedicarte a tu afición en solitario, esto produce rechazo o crítica por parte de tu pareja…

  • etc.

Si alguna de estas situaciones te suena, la viviste en tu relación de pareja, es posible que experimentaste o, incluso, experimentas en estos momentos la invasión en tu espacio personal.

Respetar el espacio personal es uno de los lenguajes del amor. Muy importantes.

Cuando nos toca convivir con nuestra pareja, y más si tenemos hijos, es muy fácil llegar a la situación de la práctica eliminación del espacio personal.

Los efectos de esta situación tienden a ser nefastos:

  • merma nuestra autoestima

  • las relaciones tienden a deteriorarse

  • incluso la salud física llega a empeorar

  • surge el estrés

  • aumenta la irritación

  • el cansancio generalizado se instala sin que nos demos cuenta

  • nos sentimos angustiados (la famosa ansiedad)

  • y otras “maravillas”

Bueno, no todo es tan grave ni tampoco siempre es así, no obstante es de suma importancia cuidar ese aspectos de nuestra existencia y de relaciones de pareja.

¿Conoces los #límites de tu #espacioPersonal? Descúbrelo aquí #LenguajesDelAmor

Click to Tweet

¿Qué es el espacio personal?

Decimos “espacio personal” y, como el propio nombre lo indica, nos parece que está claro qué es eso.

Antes de que sigas leyendo, te invito a que describas en los comentarios debajo de este post qué es para ti el espacio personal.

Luego lo cotejas con el contenido de este post. Es un ejercicio muy interesante y revelador.

Entonces el espacio personal, esa frase, contiene dos palabras:

  • espacio y

  • personal

Parece claro, y sin embargo, no lo es así. Hemos de tener en cuenta que el espacio es siempre TRIDIMENSIONAL y por eso tiene:

  • ancho

  • largo y

  • alto

Espacio es tridimensional en los lenguajes del amor

Foto © Mónica Díez Vivanco

Un poco más adelante entenderás por qué y para qué digo esto.

Y personal, parece, que tampoco encierra ningún misterio.

Personal significa  “perteneciente o relativo a la persona” y “propio o particular de la persona”, según las definiciones del DRAE.

Perteneciente, propio y particular casi siempre significan de "[nuestra] propiedad".

Mi ordenador, por ejemplo, es mi propiedad. Si tienes una casa o piso comprado, es tu propiedad, es tu espacio personal.

Tu puesto de trabajo también es tu espacio personal. O el baño que usas solamente tu en tu casa. O tal vez la cocina, si cocinas tu, o el jardín de tu casa, tu silla o tu taza favorita...

Pero también tus sentimientos, pensamientos, ideas, sueños y aspiraciones, deseos y miedos, dudas y cavilaciones, tus aficiones, pasatiempos, etc. todos ellos forman parte de tu espacio personal, están dentro de él.

El post que estás leyendo ahora mismo es mi espacio personal que, gustosamente, comparto contigo.

Si salgo al parque (al bosque, campo, monte, playa, etc.) a pasear en solitario, me encuentro en estos momentos en mi espacio personal.

El parque de la ciudad donde vivo es un espacio público, de propiedad municipal. Y sin embargo, cuando paseo en él en solitario o hago mi práctica personal de yoga, también es MI espacio personal, al menos mientras dura mi presencia en el parque.

Luego vuelvo a casa y esa experiencia placentera de estar en el parque sigue estando conmigo, puedo seguir recreándome en ella por tiempo indefinido. Y sigo en mi espacio personal.

Ese recuerdo que conservo de mi paseo por el parque tiene las mismas dimensiones que el parque físico. No es es una miniatura reducida para que no ocupe espacio en el “disco duro” de mi cerebro. Ahí no hay nada de esto.

Al menos hasta ahora no han encontrado ni rastro de recuerdos o pensamientos, ni tampoco las imágenes en el tejido neuronal de nuestro cerebro.

Quiero decir con todo esto que

  • el espacio personal siempre es tridimensional y

  • no necesariamente es nuestra propiedad particular, privada, como podemos deducir erróneamente de su nombre

El espacio personal siempre es tridimensional. Cualquier fenómeno de nuestra psique también lo es.

Tan sólo que en este caso la dificultad estriba en medir las dimensiones de estos fenómenos por si tenemos la curiosidad de saberlo. Creo que esto no es posible ni tampoco es necesario ni relevante.

Por ejemplo la duda es un espacio y bastante grande. Vagamos dentro de la duda tratando de encontrar en ella algo que no contiene: soluciones.

Cuando tengas alguna duda, detente a observarla y, con un poco de paciencia, te darás cuenta de lo grande que es este espacio y que, en efecto, tiene su ancho, largo y alto.

Volvemos al espacio personal. Este incluye

  • objetos y lugares del mundo material burdo y

  • fenómenos psíquicos que acompañan cualquier interacción con el mundo que nos rodea

Por eso ese baño en mi casa que pretendo usar sólo yo es mi espacio personal físico y también psíquico en forma de las vivencias que acompañan el uso o el mantenimiento de este espacio físico.

Por eso ese libro que leo (película que veo, música que escucho) es mi espacio personal.

Leyendo el libro me meto, literalmente, en los espacios en los que transcurre la acción: desde las lejanas galaxias y las profundidades del océano, hasta los espacios insondables de los sentimientos de los protagonistas o el vuelo de la imaginación del autor…

Y toda esta maravilla, este espacio personal que tenemos, puede verse reducido a nada en una relación de pareja en la que no existe consciencia de lo importante que es proteger y respetar este espacio.

Vamos a ver qué es lo que ocurre en los espacios personales en una relación de la pareja.

Espacios personales en una relación de pareja

Hemos visto qué es un espacio personal, cómo es y ahora vamos a ver qué pasa cuando se juntan dos espacios personales bajo el mismo techo y fuera de él.

Intencionadamente dejo al margen a los hijos que pueda tener una pareja puesto que lo que nos interesa es la pareja en sí.

En este vídeo muy corto te quiero explicar las posibles opciones de interacción de los espacios personales en la relación de pareja:

Como has visto en este vídeo la propuesta es construir nuestra relación de pareja de tal manera que nuestros respectivos espacios personales sean respetados.

Desde mi punto de vista el espacio compartido en una relación de pareja sana es algo dinámico, flexible, cambiante y fluido, fácil y amoroso.

Peligros de no respetar el espacio personal

Existe una disciplina que se llama proxémica que estudia el uso del espacio personal y sus efectos en el ser humano.

Podemos representar nuestro espacio personal mediante este gráfico:

El diagrama describe las distancias proxémicas, según Eduard Hall y la relación con la sección áurea que utiliza Ibo Bonilla para calcular el "cubo de aire áureo". Autor: https://commons.wikimedia.org/wiki/User:Arstempo

El abuso por parte de otras personas de nuestro espacio personal constituye una de las fuentes de ansiedad, nos sentimos agobiados y fácilmente alcanzamos unos niveles altos del estrés.

La relación de pareja es un ejemplo muy gráfico de interacción intensa de los espacios personales de dos (o más, si hay niños en casa) personas.

Convivir bajo el mismo techo, compartir la intimidad con su pareja para algunas personas constituye todo un reto.

Es algo complejo y delicado: por un lado, necesitamos una mínima intimidad garantizada.

Tenemos que sentirnos seguros de poder disponer de esa intimidad y, por el otro, al mismo tiempo es posible que necesitemos que nuestra pareja entre en nuestro espacio personal en forma de caricias, abrazos, besos, relaciones sexuales.

El contacto físico en la relación de pareja constituye uno de los lenguajes del amor.

Cuando nos falta ese contacto, podemos sentirnos muy mal, en este caso necesitamos que nuestra pareja entre en nuestro espacio, pero cuando ese contacto es excesivo nos sentiremos igual de mal precisamente porque nuestro espacio se verá invadido.

Los psicólogos mencionan los siguientes problemas derivados de la falta del respeto del espacio personal, por citar algunos:

  • estrés
  • ansiedad
  • merma en la autoestima
  • malestar psicológico y físico
  • merma de la productividad
  • alteraciones de sueño
  • aumento de irritabilidad
  •  deterioro de relaciones sociales incluidas las de pareja
  • debilitamiento de la estructura psicológica de la personalidad

Como puedes ver, es importante cuidarlo, respetarlo, saber dónde está esa frontera que no puede ser cruzada.

Construir el espacio personal y respetar el espacio personal de nuestra pareja

Es absolutamente vital que los dos miembros de la pareja sepan dónde están estos límites y qué límites son estos.

Es necesario señalar que cada persona tiene sus límites: mientras unos a la más mínima se sienten muy molestos con las intrusiones en sus espacios, otras son mucho más flexibles y tolerantes.

Cada espacio personal, simplificando mucho, contiene parte física y psicológica que se entremezclan de múltiples maneras.

No solamente es la distancia a nuestro cuerpo medida en centímetros, también son nuestras vivencias psicológicas: sentimientos que nos transmiten otros, palabras que oímos, olores que percibimos y que despiertan oleadas emocionales de todo tipo, etc. todo esto constituye, forma parte de nuestro espacio personal.

Una relación de pareja sana se caracteriza por la consciencia de la necesidad de cuidar los espacios personales de ambos.

Para es necesario verbalizar, describir esos límites que no pueden ser cruzados.

Nadie es adivino y sin embargo con frecuencia vemos como un miembro de la pareja alberga la esperanza de que el otro adivine sus deseos, aspiraciones, límites, etc.

Es un error craso a evitar: háblale a tu pareja, explícale cómo vives las cosas, qué necesidades tienes, cuáles son los límites que no pueden ser cruzados, etc.

Para llevar

rocket

​Quédate con esto

En una relación de pareja es NECESARIO cuidar los espacios personales.

No es una opción, es una NECESIDAD si queremos gozar de una relación fluida y amorosa.

El respeto del espacio personal es uno de los lenguajes del amor.

Respetar y cuidar el espacio personal de mi pareja significa que procuro no cruzar los límites declarados, me dedico a mis asuntos, tareas, descanso, etc.

Para llevarlo a la práctica:

  1. DEFINIR. Trato de definir bien los límites de mi propio espacio personal. Es un trabajo que necesita algo de tiempo, paciencia y sinceridad con uno mismo.
  2. PREGUNTAR. Le pregunto a mi pareja sobre los límites de su espacio personal.
  3. PRACTICAR EL RESPETO. Una vez conocidos y compartidos nuestros respectivos límites, tratamos de poner en práctica ese respeto y cuidado.
  4. COMUNICAR LA NECESIDAD. Cuando necesito disponer de mi espacio personal para lo que sea (quiero descansar, pensar, hacer algo en casa, leer, ver una película, etc.) se lo comunico a mi pareja.
  5. Cuando lo mismo me lo comunica mi pareja, ACEPTO y MIRO DENTRO de mi. Es posible que esta comunicación despierte cierto movimiento emocional.
  6. USAR MI ESPACIO EN SOLITARIO NO MERMA MI AMOR POR MI PAREJA. Usar mi espacio personal solamente para mí no significa que le quiero menos a mi pareja y a la inversa. 

Poner en práctica todo esto supone profundizar en el autoconocimiento de uno mismo y en el de su pareja.

Me conozco mejor, empiezo a conocer mejor a mi pareja.

Los espacios personales, el mío y el de mi pareja, están en permanente interacción.

Solemos compartir parte de nuestro espacio personal con nuestra pareja.

En una relación de pareja sana, el espacio compartido es variable: algunas veces menor que el espacio personal, otras veces igual o mayor y en algunos momentos pueden fundirse casi por completo.

Una especie de baile.

Que este baile sea sentido, amoroso y respetuoso!

Descarga GRATIS lo más importante de este post

En los comentarios de abajo comparte tus experiencias, opiniones e ideas, pregunta y plantea temas.

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al tanto de las novedades de los Lenguajes del Amor.

NO PIERDAS LAS NOVEDADES DE LOS LENGUAJES DEL AMOR

Te iremos enviando información útil y práctica sobre los lenguajes del amor, relaciones de pareja en general y temas afines.

Follow

About the Author

Psicoterapeuta, profesor de Yoga y Yogaterapia, experto en desarrollo personal con más de 30 años de experiencia. Mi misión es ayudar a mayor número de personas posible a aprender a construir relaciones de pareja desde el amor y el respeto mutuo. Si quieres vivir en un mundo mejor, empieza contigo mism@ y con tus relaciones amorosas.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte? Estaré encantado echarte una mano!
Powered by