fbpx

mayo 4

1 comments

Del maltrato al buentrato en las relaciones de pareja

Muchas parejas experimentan alguna forma de maltrato y desconocen por completo cómo pasar al buentrato en las relaciones de pareja.

Algunas veces es un miembro que se convierte en víctima de maltrato, en otras ocasiones se maltratan mutuamente.

Suele empezar mientras la pareja todavía está en fase de noviazgo y en algunos casos surge cuando los dos amados formalizaron su estatus y se consideran que son pareja.

En Wikipedia podemos encontrar esta definición:

La violencia en el noviazgo se define como todo tipo de ataque intencional de distintos tipos, como: sexual, físico o psicológico, de un miembro de la pareja contra el otro en una relación de noviazgo con el objetivo de controlar, dominar a la persona o sentirse superior en la pareja.

Es triste que aún siendo novios ya surge algo que está tan alejado del amor: el maltrato.

No obstante, siendo estrictos y sinceros, el maltrato relacional surge en uno mismo, empieza con el maltrato personal.

Popónte tener las #relacionesDePareja basadas en el #buentrato y para ello empieza contigo msm@.

Click to Tweet

Maltrato es algo muy frecuente

¿Hasta qué punto el maltrato, en todas sus manifestaciones, es algo extendido en las relaciones de pareja?

Lamentablemente está presente en más de la mitad de las parejas existentes.

Todas aquellas parejas que viven una relación tóxica, de una u otra manera, viven el maltrato dentro de su relación.

En el maltrato participan tanto los hombres (físico y psicológico), como las mujeres (casi siempre psicológico).

Según la nota de prensa del Instituto Nacional de Estadística (España) “Estadística de Violencia Doméstica y Violencia de Género (EVDVG) Año 2018”

El número de mujeres víctimas de violencia de género aumentó

un 7,9% en el año 2018, hasta 31.286

La tasa de víctimas de violencia de género fue de

1,5 por cada 1.000 mujeres de 14 y más años

El número de víctimas de violencia doméstica creció un 6,9%

ESTADÍSTICA DE VIOLENCIA DE GÉNERO Y DOMÉSTICA

INE Estadística de Violencia Doméstica y Violencia de Género (EVDVG) Año 2018

Descarga la Nota de prensa completa AQUÍ

Estas cifras son las que provienen de las denuncias, es decir aquellos casos que se hacen públicos y acaban siendo registrados en las estadísticas del Estado español.

Como dije antes, cualquier relación tóxica (y más de la mitad de parejas existentes acaban teniendo relaciones tóxicas) conduce tarde o temprano a cierto tipo de maltrato, físico o psicológico.

“La relación tóxica es como un veneno que inocula alguien a otro con el que mantiene una relación, por el cual ese otro empieza a ponerse enfermo y se revictimiza.”

- Lucía Etxebarría - autora de “Tu corazón no está bien de la cabeza” -

Eso nos lleva a un panorama realmente triste: creamos un mundo violento y, como consecuencia, habitamos en este mundo violento.

Resulta que la violencia, el maltrato, como fenómeno está mucho más presente en nuestras vidas que actitudes amorosas, acciones constructivas.

Intentamos resolver las contradicciones sociales, personales y de relaciones, culturales o políticas mediante la violencia.

Nos comunicamos violentamente a nivel social, a nivel de las relaciones (de pareja o no) e, incluso, a nivel personal: somos muy agresivos tratándonos a nosotros mismos tanto verbal como físicamente.

“Eso es lo que venden los medios de comunicación y entretenimiento masivo: violencia y maltrato. Raro es el día en que un niño no ve una escena de violencia, ¿de qué nos sorprendemos?... No se venden modelos de paz y buentrato.”

- Fina Sanz -

Los medios de comunicación, esgrimiendo la libertad de expresión, se especializan en proporcionarnos sin falta “noticias” de asesinatos, suicidios, robos, atracos.

Ningún medio de comunicación, basándose en la misma libertad de la expresión, se especializa en proporcionar noticias edificantes, constructivas que ocurren todos los días y superan con creces los acontecimientos negativos.

Quiero decir con esto que el tema de la violencia, su noción y ejemplos abundantes, está delante de nuestros ojos.

Por eso creo que no es de extrañar que en las relaciones de pareja la violencia también se manifieste de una u otra manera.

Es importante tener en cuenta que todo empieza con uno mismo, a nivel personal.

Tipos de maltrato personal

Podemos dividir los tipos de maltrato a nivel personal en 

  • físico

  • mental

  • emocional

Es una división un tanto forzada, incluso discutible, no obstante nos sirve para apoyarnos en ella.

Esta división la hago únicamente a efectos didácticos, para poder entenderlo mejor, en la vida real los tres aspectos se entremezclan y se presentan juntos, a la vez.

El maltrato físico

Somos muy “buenos” en cualquier tipo de maltrato personal y el maltrato físico, quizás, es uno de los más visibles, que salta a la vista.

Por no tener ninguna cultura física, a pesar de tener una asignatura con este nombre en el colegio, nos maltratamos físicamente sobrecargando el cuerpo con un exceso de trabajo.

Lo mismo pasa como una alimentación desordenada y caótica, sin mesura.

El exceso de tensión muscular que generamos es brutal y absolutamente injustificado.

La falta de descanso de calidad, a tiempo y en cantidad necesaria es un mal muy extendido entre la población adulta de sociedades “desarrolladas”.

Suena del todo inesperado y para algunos les parecerá incluso un tanto absurdo pero hemos de COMPROMETERNOS con el descanso.

Al igual que tenemos que comprometernos con nuestro trabajo o con nuestras relaciones de pareja, tiene que existir un compromiso firme con el descanso.

Aprende este sencillo pero muy valioso hábito de relajar tu cuerpo

Con la ayuda de la técnica de 5 X 4 podrás ahorrar muchísima energía, prevenir el cansancio y sentirte bien sean como sean las circunstancias de tu vida

Hablo con conocimiento de causa y me apoyo en la experiencia personal de años de práctica de Hatha Yoga y de años de enseñar yoga y relajación a colectivos muy diversos.

En parte esta manera de generar tensión innecesaria se debe a la cultura de la que mamamos tales maravillas como “trabajar duro”, “la letra con la sangre entra”, etc.

“El buentrato es muy sutil, tiene que ver con el lenguaje del cuerpo, con una expresión corporal de felicidad, bienestar, relajación, pero hay que trabajarlo e incorporarlo a todos los niveles y en todos los ritos.”

En ocasiones el maltrato físico está camuflado con las intenciones “nobles”, están enmarcados dentro del “deber” lo cual no es otra cosa que una muestra de la ignorancia junto con una falta de organización racional de trabajo con los descansos necesarios.

Trabajar duro es, literalmente, trabajar fustigándote como si fueras un burro porque alguien te dijo que eso es “bueno”.

“No existe el trabajo duro. Existen trabajos mal organizados y gente mal preparada (a nivel profesional, físico, mental y emocional) para hacer este trabajo. Con frecuencia ambos confluyen en el mismo lugar y momento.”

- Víctor Chertkov -

Dicho de otra manera, además de la preparación profesional necesaria, hemos de procurar estar mejor preparados física, mental y emocionalmente para poder afrontar CON FACILIDAD el trabajo que nos toca desarrollar.

El criterio de tu nivel de preparación física, mental y emocional es la ausencia de cansancio exagerado, un remanente de la energía para seguir viviendo después del trabajo y no acabar después del trabajo en el sofá de tu casa intentando recobrar el aliento.

Para prepararte física, mental y emocionalmente usa estos recursos

La práctica de Hatha Yoga puede ser una excelente manera de una preparación integral:

física, mental y emocional.

Aquí tienes unas cuantas sesiones para que puedas practicar yoga en tu casa

Habitualmente, en lugar de proponerte trabajar fácil, con alegría, con amor, te proponen que trabajes duro y la medida del trabajo duro es, como no, el cansancio manifiesto que roza lo patológico.

Realmente andamos muy mal en este aspecto y, desde nuestra ignorancia, achacamos todo al estrés y/o la ansiedad, como si fueran condiciones atmosféricas que no dependen de nosotros.

Resumiendo, el maltrato personal a nivel físico es, según los años de observación que tengo, realmente brutal e innecesario.

Lo peor de todo es que el maltrato, en cualquiera de sus manifestaciones, está normalizado, nos parece algo normal.

Resultado del maltrato físico:

  • desgaste prematuro del cuerpo

  • envejecimiento prematuro

  • enfermedades del aparato locomotor y de otros sistemas corporales

  • traumas y lesiones

  • cansancio y agotamiento

  • dolor físico y sufrimiento resultante

  • etc.

En estrecha relación con el maltrato físico está

El maltrato mental

Hasta que alcancemos cierta madurez y adquiramos hábitos de la higiene mental, a nivel personal nos maltratamos mentalmente también.

El famoso diálogo interno que mantenemos con nosotros mismos es destructivo por su naturaleza.

Además, somos muy negligentes a la hora de elegir los contenidos de nuestra conciencia: consumimos y generamos mucha basura mental y al mismo tiempo podemos estar muy pero que muy selectivos y exigentes con la comida que nos sirve de alimento para el cuerpo.

Es una paradoja: a través de nuestra mente llenamos la conciencia de basura y ni siquiera paramos a considerarlo y nos volvemos maniáticos a la hora de comprar zanahoria “ecológica”, alimentos “sanos”, etc.

Incluso cuando pretendemos “cuidar” el cuerpo comiendo “bien”, seguimos manteniendo actitudes muy agresivas hacia nuestro cuerpo maltratándolo físicamente, lo que comenté un poco antes.

Volviendo al maltrato mental vía el diálogo interno destructivo que mantenemos con nosotros mismos: también es algo normalizado, nos parece “normal” y muchos no conocen otra realidad más que esta.

Nos podemos llamar de todo menos guapo, querido, cariño…

Decirnos a nosotros mismos con sinceridad un “te quiero” parece una tarea poco menos que imposible y además suena como algo raro.

Por no tener la cultura de pensamiento sano, nuestra mente nos juega malas pasadas.

No es una descripción real, lo que ocurre es que nosotros mismos no somos capaces, no sabemos cómo, usar nuestra mente de una manera constructiva.

Esto último está más cerca de la realidad.

Resultados del maltrato mental:

  • creación de estados mentales patológicos
  • creación de ambiente interior destructivo
  • somatización de “problemas” y dificultades que nosotros mismos inventamos
  • confusión mental
  • falsas atribuciones de causa-efecto
  • sufrimiento y angustia
  • etc.

Tal como el maltrato físico está acompañado por el maltrato mental, también les hace compañía

El maltrato emocional

Algo parecido nos pasa a nivel emocional: nos maltratamos emocionalmente y también nos parece algo normal, propio del ser humano.

El maltrato emocional se manifiesta mediante la incapacidad de gestionar las emociones que podemos llamar “negativas”.

Por falta de madurez emocional, acabamos siendo engullidos por estos estados y nos convertimos en víctimas de nosotros mismos.

Estas son algunas manifestaciones emocionales que nos llevan a maltrato emocional a nivel personal:

  • celos 

  • angustia incontrolable

  • envidia

  • miedos de todo tipo que no sabemos gestionar

  • rencores

  • enfados y enojos

  • etc.

Todo esto se convierte al final en un maltrato emocional y nos lleva al sufrimiento.

Un ejemplo de maltrato emocional, junto con el mental, es sufrir por los lunes (toca volver al trabajo) y alegrarse los viernes (víspera del descanso semanal).

Algo tan formal como la división del tiempo en los días de la semana lo convertimos en la fuente del sufrimiento innecesario y nos maltratamos eligiendo el hundimiento en las emociones negativas.

Hay un chiste muy gráfico al respecto:

Buentrato en las relaciones de pareja lunes y lunes

Nos parece un chiste pero refleja la realidad de muchísima gente: sufrimos por el hecho de concebir el trabajo que hacemos como algo “malo”, relacionamos esta sensación desagradable con los días de la semana (como si fuéramos los perros de Pávlov y no unos seres humanos complejos, dotados de consciencia) y como consecuencia empezamos a maltratarnos.

Resultado de maltrato emocional:

  • sensación de malestar emocional

  • somatización de estados emocionales negativos

  • sufrimiento

  • conflictos internos

  • sensación de infelicidad

  • etc.

Me puedes decir: estás exagerando, tampoco es para tanto, que no pasamos todo el día maltratándonos.

En parte estarás en lo cierto: la sensación que tenemos es que también experimentamos placer, estamos contentos con algo, nos reímos e, incluso en algún momento, podremos afirmar que somos felices.

Así es, no obstante, debido a la normalización del maltrato personal, ni siquiera lo percibimos como un maltrato.

Decimos “yo soy así” y nos otorgamos la patente de corso para hacer cualquier barbaridad con nosotros mismos como si fuera algo normal, inevitable o “necesario”.

- Víctor Chertkov -

Bien, llegados a este punto, ¿qué pasa con el maltrato relacional?

Pues si nos maltratamos a nivel personal en algún momento lo trasladaremos a nivel relacional.

El maltrato relacional y sus tipos

El maltrato en las relaciones de pareja es algo demasiado habitual y los casos de la violencia de género es una parte, pequeña y muy trágica parte, que se hace visible.

Lo que no vemos supera con creces aquello que se ve.

Vamos a ver los tipos de maltrato relacional que puede surgir en una relación de pareja:

  • físico

  • psicológico

  • mixto, que junta los dos tipos anteriores

El maltrato físico es un caso claro y muy dramático.

Cuando este se manifiesta podemos estar seguros de que no existe el amor en la relación: si te golpean, si tu pareja te levanta la mano eso no tiene nada que ver con el amor.

Si la relación de pareja llegó al maltrato físico es el motivo de suficiente peso para terminar con esta relación.

El maltrato físico es más o menos visible, mientras que el psicológico es mucho más sutil pero no menos dañino.

Suelen ir de la mano, el maltrato físico y psicológico, creando una seria amenaza a las relaciones de pareja.

A pesar de ello la dependencia emocional que suele existir en las relaciones tóxicas hace que sea difícil dejar una relación donde el maltrato en cualquiera de sus modalidades está presente.

Creo que estarás de acuerdo conmigo que sería mejor ir al polo opuesto: al buen trato.

Necesidad de buen trato para que surja el buentrato

No, no es un juego de palabras. De buen trato hemos de ir al buentrato como lo opuesto de maltrato.

Si el maltrato no es solamente mal tratar, el buentrato no es únicamente buen trato convencional en el sentido de ser formales, corteses y “educados”, cumpliendo con las normas de la urbanidad.

El buentrato como fenómeno va mucho más allá de los convencionalismos.

Como afirma con mucho acierto Fina Sanz en su libro “El buentrato como proyecto de vida”:

“Lo que no tiene nombre no parece tener existencia, solo existe lo que se nombra.”

- Fina Sanz -

Es un fenómeno conocido en la lingüística (la teoría de la nominación, etc.) del cual se desprende que todo aquello que conocemos tiene nombre y, por el contrario, lo desconocido aún no tiene ningún nombre.

Llama atención el hecho de que el maltrato existe y tiene nombre y el BUENTRATO no existe como palabra y por eso podemos especular que no existe como fenómeno.

No estoy del todo de acuerdo con esta afirmación. De alguna manera el buentrato en las relaciones de pareja y en general también sí que existe lo que ocurre es que no tiene ese nombre y por lo tanto podemos decir que no existe en la conciencia de las personas.

Es algo triste y hasta grave.

Por eso la labor de Fina Sanz en este campo es digno de todo elogio: lleva años tratando hacer visible el buentrato, es una tarea hercúlea pero muy noble.

Necesitamos el buentrato, necesitamos buentrato en las relaciones de pareja y en otros niveles también. Urgentemente. A todo los niveles: social, relacional y personal.

La idea y concepto de buentrato, desde mi punto de vista, se asemeja al arte de amarse a sí mismo.

Amarse a sí mismo

El arte que nos lleva al buentrato personal y de ahí al buentrato en las relaciones de pareja y al buentrato social.

¿Qué es el buentrato?

Fina Sanz, la pionera en este tema, afirma que el buentrato es un concepto por desarrollar.

Voy a citar sus palabras:

¿Qué es el buentrato?

“Utilizo el concepto de buentrato como una forma de expresión del respeto y amor que merecemos y que podemos manifestar en nuestro entorno, como un deseo de vivir en paz, armonía, equilibrio, desarrollarnos en salud, bienestar y goce. Por supuesto que en la vida hay momentos alegres y tristes, felices y duros, difíciles; pero en la medida en que podemos, tratamos de poner nuestra energía, nuestra intención en el bienestar, y en la felicidad propia y del mundo que nos rodea.

El concepto de buentrato parte del concepto del amor.


El buen trato es la práctica, consciente, de hacernos cargo de nuestro propio bienestar a través de cosas pequeñas, que dependen de nosotras/os, y agradecerlas y agradecernos el propio cuidado.

Al igual que el maltrato, el buentrato tiene tres dimensiones:

  • Social: relaciones de igualdad con respeto a las diferencias, cambiar valores a los que favorezcan el buentrato en vez de la violencia: cooperación, solidaridad, negociación, etc.
  • Relacional: relacionarnos y vincularnos desde la horizontalidad, aprender a llegar a acuerdos, a negociar.
  • Personal: aprender a colocarse internamente en relaciones de paz, aprender a negociar también consigo mismo.

Cómo implantar el buentrato en las relaciones de pareja

En el su libro Fina propone 3 prácticas sencillas de buentrato:

  1. Aprender a cuidarse

  2. El desarrollo del cuidado mutuo

  3. La construcción de una familia afectiva

Vamos a verlas brevemente.

1

Aprender a cuidarse

Es la dimensión personal y tiene que ver tanto con el derecho a estar bien, como a la necesidad de aprender a escucharse, escuchar el cuerpo, las sensaciones y emociones, los pensamientos; distinguir las sensaciones de malestar y de bienestar, así como hacer un compromiso personal por el bienestar.”

El malestar se instala casi de manera “natural” mientras que para poder experimentar el bienestar es necesario comprometerse con él, al igual que hemos de comprometernos con el descanso si queremos alcanzar algo ambicioso y salir indemnes de esta aventura.

Personalmente creo que esta parte corresponde a la propuesta de amarse a si mism@ puesto que es donde se aborda el tema de cuidado personal desde una perspectiva integral.
2

El desarrollo del cuidado mutuo

Es la dimensión relacional y es una manera de dar placer y recibir placer, de introducir la práctica de bienestar en las relaciones.

Dar y recibir placer conscientemente es una práctica de aprendizaje mutuo: l@s que cuidan aprenden a dar y l@s que reciben los cuidados aprenden a recibir que para muchas personas es todo un Aprendizaje, con mayúscula.

En el modelo que propongo este aspecto corresponde a los Lenguajes del Amor y al marco psicológico ACA: apertura - confianza - amor.
3

La construcción de una familia afectiva

“La familia afectiva es ese núcleo de personas a las que amamos, por quiénes nos sentimos amadas y con quiénes vamos estableciendo lazos afectivos a lo largo de nuestra vida

(dimensión social).

...y al margen de nuestra tarea en relación a la familia de origen, tenemos también la opción, siempre, de crearnos una familia afectiva; de elegir, a lo largo de nuestra vida, a las personas con las que sentimos que nos desarrollamos mutuamente, con las que establecemos vínculos afectivos incondicionales y libres; la amistad entre las personas se elige, se decide, no viene impuesta.”

Como puedes ver, realmente estas prácticas son sencillas lo cual no quiere decir que son fáciles.

Más de uno tendrá que reforzar o crear ciertas habilidades que le ayudarán a implantar estas prácticas de buentrato en las relaciones de pareja.

Y unos últimos comentarios sobre el buentrato relacional.

Cultivar el buentrato en las relaciones de pareja

Cuando hablamos de este tema es impensable intentar gozar de buentrato en las relaciones de pareja si uno o ambos miembros de la pareja no son capaces de bientratarse a sí mismos.

Un buentrato personal es el que se basa en el amor a sí mismo que contempla los aspectos esenciales (yo propongo 9 aspectos) que han de ser cuidados y desarrollados.

En otras palabras para bientratarse habrá que hacer un trabajo interior con una estructura clara y comprensible y este trabajo lleva tiempo.

Podemos usar el símil de las malas hierbas, que no me gusta especialmente pero al menos en un aspecto es muy gráfico: no es necesario cuidar de las malas hierbas, ni abonarlas, ni hacer nada - a poco que las condiciones naturales sean favorables crecerán con fuerza y alegría.

Lo mismo ocurre con los hábitos negativos y positivos: los negativos se instalan casi “por su propia cuenta”, no tenemos que hacer nada especial para ello y los positivos requieren un trabajo prolongado y consciente.

“Por eso para gozar de buentrato en las relaciones de pareja es necesario cultivarlo, dedicándole a este cultivo no poca atención. Merece la alegría hacerlo. Sin duda alguna.”

- Víctor Chertkov -

Además, ambos miembros de la pareja han que querer una relación de buentrato.

Por eso es tan importante elegir bien a nuestra pareja que tiene que ser compatible con nosotros.

Eso además de saber cómo

  • construir las relaciones

  • mantenerlas

  • y resolver los problemas y dificultades que irán surgiendo

Así que, podemos decir que otro mundo es posible si construimos este mundo primero dentro de nosotros y después alrededor de nosotros, dentro de las relaciones de pareja.

Conclusión

El maltrato es algo tremendamente extendido en la vida social, en nuestras relaciones (de pareja o no) y a nivel personal también.

A nivel personal podemos clasificar el maltrato de la siguiente manera:

  • físico

  • mental

  • emocional

Los tres aspectos de maltrato personal suelen manifestarse en su conjunto, a la vez.

Si me maltrato físicamente, tengo pensamientos correspondientes y emociones que van en la misma línea.

Podemos decir que caemos en un maltrato personal integral, en este caso en el sentido negativo del término.

Si nos maltratamos a nivel personal, con el tiempo fácilmente extendemos este maltrato a nivel relacional.

Concretamente al nivel de las relaciones de pareja, que es el tema que nos interesa.

En este caso el maltrato en las relaciones de pareja tiene tres maneras de expresarse:

  • físico

  • psicológico

  • mixto, que junta los dos tipos anteriores

El maltrato en las relaciones no tiene nada que ver con el amor, más bien es su opuesto.

Como vemos el ambiente social está lleno de manifestaciones de maltrato, lo llevamos incorporado y nos maltratamos a nivel personal y lo trasladamos a nivel de las relaciones de pareja.

De ahí es patente la necesidad de crear el contrario del maltrato que es el BUENTRATO.

¿Qué es el buentrato?

"El concepto de buentrato parte del concepto del amor.


El buen trato es la práctica, consciente, de hacernos cargo de nuestro propio bienestar a través de cosas pequeñas, que dependen de nosotras/os, y agradecerlas y agradecernos el propio cuidado.


Fina Sanz “El buentrato como proyecto de vida”

Para cultivar el buentrato en las relaciones de pareja y en general también (que hay que cultivarlo, de lo contrario no surgirá de ninguna manera) Fina Sanz propone estas tres sencillas prácticas:

  1. Aprender a cuidarse

  2. El desarrollo del cuidado mutuo

  3. La construcción de una familia afectiva

Todo empieza con uno mismo, es donde empezamos a poner los cimientos del buentrato: en nuestro interior, en nuestro alma.

La práctica de amarse a sí mismo que propongo en este proyecto es una de las maneras de empezar a cultivar el buentrato de una manera ordenada, consciente y entendiendo qué y por qué hay que hacer en todo caso.

En cuanto a las relaciones de pareja entender nuestros lenguajes del amor al igual conocer y entender los de nuestra pareja ayuda a implantar el buentrato en las relaciones de pareja.

Y por último, la construcción de familia afectiva ayuda a crear ese círculo de personas, ajenas a nuestra familia paterna y a nuestra propia, con las que podemos establecer vínculos afectivos incondicionales, libres que nos ayudan y, les ayudamos a su vez, a desarrollarnos, a crecer como personas.

Pues eso, cultiva el buentrato en las relaciones de pareja y a todos los niveles también empezando con el nivel personal, empieza contigo mism@.


En los comentarios de abajo comparte tus experiencias, opiniones e ideas, pregunta y plantea temas.

Únete a la comunidad de los Lenguajes del Amor

Te iremos enviando información útil y práctica sobre los lenguajes del amor, relaciones de pareja en general y temas afines.

5 2 votes
Article Rating

Tags

buentrato, lenguajes del amor, maltarto, relaciones de pareja saludables, relajación, violencia de género, Yoga


Sobre el autor

Psicoterapeuta, profesor de Yoga y Yogaterapia, experto en desarrollo personal con más de 30 años de experiencia. Mi misión es ayudar a mayor número de personas posible a aprender a construir relaciones de pareja desde el amor y el respeto mutuo. Si quieres vivir en un mundo mejor, empieza contigo mism@ y con tus relaciones amorosas. Estoy convencido de que cualquier persona que quiera tener más amor en su vida puede aprender a hacerlo.

You may also like

¿Luchar por la relación de pareja?

6 hábitos de personas emocionalmente capacitadas

Interesarse por la vida diaria de tu pareja

Crea tus reglas de relaciones de pareja

5 medidas para evitar la incomunicación en la pareja

Tu valor personal como pareja

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descubre cómo elegir bien a tu pareja con este Mini Curso GRATUITO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

​Mini Curso GRATUITO online: ​Cómo elegir bien a tu pareja