¿Cómo resolver los problemas en las relaciones de pareja?

By Vic Chertkov | Lenguajes del Amor

Abr 24
¿Problemas? Cómo resolverlos

Descarga GRATIS lo más importante del post

¿Tienes problemas?

¿Y quién no los tiene? Te preguntaba si tienes problemas de relaciones con tu pareja.

Pues sí, es posible que:

  • tu pareja no te presta la atención que necesitas
  • te habla poco
  • pasáis poco tiempo juntos
  • no te apoya ni reconoce lo que haces por los dos
  • tenéis muy poco contacto físico (sin o con pocos abrazos, besos, caricias)
  • el sexo es un recuerdo lejano (casi de la otra vida)
  • te da la impresión de que no te entiende
  • directamente no te escucha
  • te falta el respeto
  • no se acuerda de las fechas que son importantes para ti
  • no respeta tus opiniones
  • te critica con frecuencia
  • se entromete en tu espacio personal, no lo respeta
  • no te ayuda o te ayuda muy poco en las tareas domésticas
  • discute con frecuencia contigo por cualquier tontería
  • te estrangula con sus celos
  • pretende controlar casi cada paso que das
  • etc. etc. etc.

¿Te suena algún problema de los de arriba?

Si es así, sigue leyendo. Si no tienes ninguno de ellos y sabes cómo resolver los problemas en las relaciones de pareja, estás de suerte y no es necesario seguir leyendo.

Descubre cómo resolver los #problemas en las #relacionesDePareja

Click to Tweet

Parece que es algo evidente, es como respirar: si tienes relaciones de pareja, entendemos (muy a nuestro pesar) que en algún momento tendremos algún que otro problema con nuestra pareja.

También es muy común tener en mente una imagen fantasiosa de los cuentos infantiles y la literatura y cine románticos: y vivieron felices…

Entendemos todo esto y, con frecuencia, nos decimos: ya los resolveremos como sea… tampoco es para tanto… no será el primer problema ni el último de mi vida… etc.

No estoy muy seguro, sin embargo las observaciones y reflexiones sobre el tema me llevan a creer que aprendemos a ver la vida como un proceso en el que los problemas no son deseados pero existentes sí o sí.

Digamos que

  • Nadie quiere problemas.
  • Todo el mundo tiene problemas.
  • Es la verdad verdadera.

Esa es la visión, en palabras muy resumidas, de lo que ocurre detrás de la fachada de la vida en pareja y de la vida en general.

Hablando de la fachada y de relaciones de pareja, hay algunas parejas que producen impresión de no tener ningún tipo de problemas y de vivir una vida de pareja idílica.

Antes de divorciarme esa era la impresión que dábamos a nuestros amigos mi ex-mujer y yo. No precisamente porque estábamos fingiendo. Tan sólo que nuestros amigos veían lo que querían y podían ver. Sobre todo, veían lo que querían ver.

Vemos esta pareja “modelo”, su fachada tan atractiva, nos encanta verlo, nos fascina y pocas veces nos preguntamos: y qué pasa detrás de esta imagen maravillosa que percibo? Veo lo que quiero ver y tener?

Mentalmente nos ponemos ese traje ajeno tan bonito y nos recreamos en esta fantasía suspirando: ojalá tuviera (viviera, sintiera, etc.) lo mismo...

Hacemos esa proyección de la imagen pública de una pareja al resto de su convivencia.

Básicamente creamos una fantasía y, al final, nos la creemos.

Estoy seguro de que tienes en tu mente la imagen de una relación de pareja idílica copiada de alguna pareja real o creada en la literatura o cine. 

Si es así, comparte en comentarios cómo es esa relación modelo para tí.

Hasta aquí, parece, que todo está claro:

cualquier pareja tiene, puede o va a tener en algún momento cierto tipo de problemas en su relación.

Digamos, es una realidad que nos suena bastante. Como comenté antes, nadie quiere tener problemas y todo el mundo acaba teniéndolos.

Por muy precavidos y cuidadosos que seamos (no todos somos así... yo, por ejemplo, no lo soy :)) la vida tiene sus propios planes que no coinciden con los nuestros.

Es una simplificación, claro está. Y, siendo sinceros y coherentes, para nada es así la realidad que vivimos.

No obstante esa es la conclusión que hacemos y que queda resumida en estas palabras: es que tengo mala suerte...

Me puedes decir: vale, reconozco que, de vez en cuando o “siempre”,  tengo problemas y en mi relación de pareja también.

Y además no sé cómo resolver los problemas en las relaciones de pareja.

De acuerdo...

¿Y ahora qué hago?

Estarás tentado de decirme: me parece que me quieres tomar el pelo, amigo.

Si tengo un problema trato de resolverlo, ¿no? Está claro.

Bueno, más o menos eso: como puedo voy haciendo mis pinitos, tratando de resolver los problemas que tengo.

Además está bastante claro: tienes problemas? Resuélvelos. Evidente. Lógico, vamos. Eso es de cajón.

Bueno… esto es, precisamente, un problema: el cómo resolver los problemas en las relaciones de pareja.

Houston, tenemos un problema!

tenemos un problema en cómo resolver los problemas  en relaciones de pareja

Eso es: tenemos un problema con los problemas.

Como todo el mundo sabemos, porque lo sabemos (cómo no?), qué es un problema… A resolverlo!

Un momento, ¿de dónde sabes qué es un problema?

¿Has hecho algún curso de cómo saber si tal o cual situación es un problema?

Los problemas de las matemáticas y de la física al margen ¿en el colegio te explicaron qué es un problema y cómo hay que resolverlo?

¿Y los problemas en relaciones de pareja? ¿Por qué estás tan segur@ que lo que tienes es un problema?

Son preguntas retóricas, pero si, de verdad, has hecho algún curso de estos, házmelo saber que me interesa conocerlo.

Son preguntas retóricas, pero si, de verdad, has hecho algún curso de estos, házmelo saber que me interesa conocerlo.

Vale

¿Qué es un problema?

¿Qué es un #problema? #LenguajesDelAmor

Click to Tweet

Jeje, a estas alturas vamos a hablar de algo que es tan evidente y tan obvio. Al menos así lo parece.

A ver, el diccionario de la RAE dice:

problema

Del lat. problēma, y este del gr. πρόβλημα próblēma.

1. m. Cuestión que se trata de aclarar.

2. m. Proposición o dificultad de solución dudosa.

3. m. Conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin.

4. m. Disgusto, preocupación. U. m. en pl. Mi hijo solo da problemas.

5. m. Planteamiento de una situación cuya respuesta desconocida debe obtenerse a través de métodos científicos.

problema determinado

1. m. Mat. problema que no puede tener sino una solución, o más de una en número fijo.

problema indeterminado

1. m. Mat. problema que puede tener indefinido número de soluciones.

Parece que está claro, verdad?

Pues no. Para mi esto no aclara nada. Es más, confunde.

Si tenemos una cuestión que se trata de aclarar, eso eso: una cuestión que se trata de aclarar, no es un problema.

Si es una proposición o dificultad dudosa, es eso: una proposición o dificultad dudosa. No veo ningún problema por ninguna parte.

Ok, ¿qué es un problema?

​Te propongo una definición que, desde mi punto de vista, se ajusta muchísimo más a la realidad que aquello que nos ofrece el diccionario de RAE:

Problema

es una situación cuyas causas son desconocidas y que se desvía de lo que yo estoy deseando

Eso es, un problema existe cuando:

  • no conozco sus causas

  • es algo que no quiero

Han de existir estos dos elementos arriba mencionados.

De lo contrario no tenemos ningún problema.

Volvemos al principio del post y leemos otra vez la lista (escueta y corta) de los posibles problemas en relaciones de pareja:

  • tu pareja no te presta la atención que tu necesitas
  • te habla poco
  • pasáis poco tiempo juntos
  • no te apoya ni reconoce lo que haces por los dos
  • tenéis muy poco contacto físico (sin o con pocos abrazos, besos, caricias)
  • el sexo se convirtió en un recuerdo muy lejano (como si fuera de la otra vida)
  • te da la impresión de que no te entiende
  • directamente no te escucha
  • te falta el respeto
  • no se acuerda de las fechas que son importantes para ti
  • no respeta tus opiniones
  • te critica con frecuencia
  • se entromete en tu espacio personal, no lo respeta
  • no te ayuda o te ayuda muy poco en las tareas domésticas
  • discute con frecuencia por cualquier tontería
  • te estrangula con sus celos
  • pretende controlar casi cada paso que das
  • et., etc., etc.

¿Todo esto son problemas? Conociendo la definición que te propongo, ya no.

Vamos a ver:

  • tu pareja no te presta la atención que necesitas

Esto no es un problema sino la causa de mala calidad de vuestras relaciones, de las dificultades que tenéis. Si es la causa, luego no existe ningún problema.

El otro elemento está presente: no lo quieres.

Siguiente:

  • tenéis muy poco contacto físico (sin o con pocos abrazos, besos, caricias)

Es lo mismo que en el punto anterior: tener poco contacto físico es la causa (una de ellas) de vuestra mala relación.

El otro elemento está presente: no lo quieres, quieres tener más contacto físico.

Y así con todos los puntos de la lista.

Bien, si ya sabemos las causas el problema desaparece.

¿Y qué queda?

Vete a tomar… decisiones! :))

¿Tienes #problemas? Es el momento de #TomarDecisiones 

Click to Tweet

Cuando descubrimos las causas, el problema en cuestión desaparece ¿y qué nos queda? o ¿dónde acabamos?

Acabamos en una situación en la que tenemos que tomar una decisión o unas decisiones.

Buena noticia: el problema ya no existe!

Una noticia todavía mejor: puedo influir positivamente en la dificultad que detecté en mis relaciones de pareja.

Un ejemplo de la lista que usamos:

  • te habla poco

Las causas son conocidas: habláis muy poco. Eso es algo que no te gusta y la decisión es: hablar más.

Vaya, si esto fuera tan fácil!

En efecto. En este punto para poder cambiar ese “me habla poco” has de reflexionar cómo poder cambiarlo.

¿Sabes una cosa?

Es posible que reflexionar sobre el por qué te habla poco tu pareja, puede llevarte a un amargo descubrimiento de que, realmente, no tenéis nada de qué hablar. Me refiero a algo interesante, sustancial, del alma.

No me refiero a hablar de lo que hace o no hace el/la vecino/a del quinto, o de lo caro que está todo, o de lo mal que conducen algunos sus coches, o lo tonto que es tu jefe o los compañeros de tu trabajo, etc..

Ese hablar es una cháchara vacía, hueca, que puede llenar horas y horas de “conversación” que no te aporta nada.

Empieza a hablar de ti.

No en el sentido: yo soy así o yo soy asá, soy el mejor o soy el peor.

Habla de tus sentimientos. Te aseguro que los tienes muchos. Habla de cómo te sientes con tu pareja, de cómo te gustaría hacer las cosas.

Esta es la decisión que yo te recomiendo. Y en este punto es necesario hacer una advertencia.

​ADVERTENCIA

​Cuando hablo de mis sentimientos con mi pareja, lo hago para que mi pareja sepa lo que siento, lo que me pasa, cómo lo vivo.

​En ningún caso es una orden a cumplir por mi pareja.

Y mi pareja, a su vez, ha de cumplir con la regla de oro de la escucha activa.

La regla de oro de la #escuchaActiva

Click to Tweet

LA REGLA DE ORO DE LA ESCUCHA ACTIVA

Escucho atentamente lo que me dice mi pareja. Miro adentro, me doy cuenta de lo que se despierta dentro de mi mientras escucho lo que me dice, MANTENGO MI BOCA CERRADA, no digo nada, NO ACONSEJO NADA, no regalo perlas de mi “sabiduría insondable”…

Cuando mi pareja deje de hablar, SÓLO EN ESTE MOMENTO (¡OJO!), podré hacerle unas preguntas por si no entendí algo o algo se me haya escapado.

La escucha activa es para yo pueda OÍR lo que me dicen. No es para decir después una parrafada sesuda llena de argumentos lapidarios.

Sin

  • acusaciones
  • manipulaciones
  • sugerencias
  • exigencias
  • rencores
  • ni nada por el estilo

¿Y luego qué?

Y luego un abrazo sincero y sentido ejerce un efecto realmente mágico. A partir de ese abrazo es muy probable que las cosas empiecen a cambiar a mejor. A su ritmo y con la presencia y la voluntad de ambos miembros de la pareja.

Si el abrazo no sale, no pasa nada. Los dos acaban de dar un paso muy importante hacia un mayor entendimiento.

Las relaciones de pareja es una construcción que no tiene fin: mientras duran, hay que construirlas. No existen otras opciones.

Para llevar

rocket

​Quédate con esto

MÉTODO PRÁCTICO ABREVIADO

1.- Surge un problema en relaciones de pareja

2.- Detecta su causa

3.- Así te colocas en la situación en la que has de tomar una decisión o unas decisiones

4.- Toma la decisión que estimes oportuna

Siempre es aconsejable comunicarse, hablar con nuestra pareja.

Habla primero de tí:

  • qué sientes
  • cómo te encuentras
  • qué te pasa

Evita acusar, criticar a tu pareja, darle instrucciones tajantes.

Aplica

LA REGLA DE ORO DE LA ESCUCHA ACTIVA

Escucho atentamente lo que me dice mi pareja. Miro adentro, me doy cuenta de lo que se despierta dentro de mi mientras escucho lo que me dice, MANTENGO MI BOCA CERRADA, no digo nada, NO ACONSEJO NADA, no regalo perlas de mi “sabiduría insondable”…

Cuando mi pareja deje de hablar, SÓLO EN ESTE MOMENTO (¡OJO!), podré hacerle unas preguntas por si no entendí algo o algo se me haya escapado.

La escucha activa es para que el que escucha pueda OÍR lo que le dicen. No es para decir después una parrafada sesuda llena de argumentos lapidarios.

Luego, el/la que escuchaba, puede hablar también de SUS sentimientos.

Sin

  • acusar
  • manipular
  • sugerencias que no te piden
  • consejos no solicitados
  • exigencias
  • rencores
  • ni nada por el estilo

Abraza a tu pareja.

Un abrazo sincero y amoroso comunica mucho más que mil palabras.

Vive feliz! Construye el amor!

Descarga GRATIS lo más importante del post

En los comentarios de abajo comparte tus experiencias, opiniones e ideas, pregunta y plantea temas.

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al tanto de las novedades de los Lenguajes del Amor.

NO PIERDAS LAS NOVEDADES DE LOS LENGUAJES DEL AMOR

Te iremos enviando información útil y práctica sobre los lenguajes del amor, relaciones de pareja en general y temas afines.

About the Author

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte? Estaré encantado echarte una mano!
Powered by
>