fbpx

marzo 11

0 comments

Aceptarme para aceptar a mi pareja

Aceptarme (aceptarnos a nosotros mismos) forma parte de trabajos en muchas tradiciones espirituales.

Podemos encontrar esta propuesta en muchos artículos sobre algún tema psicológico y, cómo no, en los artículos dedicados a las relaciones de pareja.

A pesar de ello existe mucha confusión y poca claridad sobre qué es, cómo llegar a esta aceptación, cómo, dónde (en qué parte de nuestro ser) y en qué condiciones se produce el acto de aceptación.

Si aspiramos a tener relaciones de pareja sanas o cuanto menos satisfactorias, el primer paso que deberíamos hacer es el de aceptarnos.

La relación de pareja empieza dentro de uno mismo.

Igualmente aceptarme es el primer paso en el arte de amarme a mi mismo. Sin este primer paso no es posible llegar a amar a mi pareja.

Amarse a sí mismo

En este poste descubrirás los elementos que componen el amor a sí mismo

Vamos a ver, primero, por qué no nos aceptamos.

#Aceptarte a ti mism@, es el primer paso para poder #aceptar a tu pareja. #lenguajesDelAmor #relacionesDePareja

Click to Tweet

Todos tenemos ciertos defectos

La raíz de la NO aceptación de uno mismo está en la falsa creencia de que uno debería ser (casi) perfecto o de que “siempre hay que hacer bien las cosas”, de que los errores son malos o, incluso, inadmisibles.

Los fallos en nuestras acciones o actitudes que nosotros mismos juzgamos con excesiva dureza es una réplica de los posibles juicios de otras personas sobre lo que hacemos.

"De humanos es errar y de necios permanecer en el error."

Muchas veces esos supuestos juicios son fruto de nuestra imaginación. No existe ninguna persona que justo en el momento de nuestro error nos esté juzgando.

Nos la imaginamos, ponemos en marcha a ese Crítico interno que nos machaca.

En realidad no hay que preocuparse por nuestros “defectos” o “problemas” internos. Todo el mundo tiene algún que otro “defecto”, digamos, de personalidad.

No es así exactamente, pero de momento lo dejamos con esa descripción.

Es importante subrayar un aspecto fundamental

Tu NO ERES
igual a tus errores

Tus errores
NO REDUCEN TU VALÍA
como el ser humano

Tu no eres igual a tus errores. #lenguajesDelAmor #relacionesDePareja

Click to Tweet

Tus errores no reducen tu valía como el ser humano. #lenguajesDelAmor #relacionesDePareja

Click to Tweet

Todo el mundo se equivoca y siempre hay algo que podemos mejorar dentro de nuestro mundo interior.

Esas mejoras pueden hacer tu vida más fácil y sin embargo has de tener en cuenta que lo que ahora mismo existe dentro de ti es algo funcional. En otras palabras cumple cierta función concreta.

Nuestro universo psíquico es funcional - no tiene piezas que sobran

Todos tus posibles enfados, tu pereza, falta de puntualidad, cambios repentinos de humor, tendencia a criticar, a ser sarcástico, cualquier sentimiento o tendencia negativos que puedas tener… todo esto te ayuda a sobrevivir como persona.

Es una elección muy mala y lo peor de todo es que funciona, es decir cumple esa función de supervivencia social. Sí, por muy drástico que suene, es una manera de sobrevivir en la sociedad.

Ahora bien, todo esto no te ayuda a tener relaciones de pareja sanas, todo esto destruye las relaciones de pareja.

Así que más nos vale liberarnos de estas reacciones desadaptativas, más nos vale dejar de ser reactivos para aprender a ser, como dicen ahora, pro-activos.

Para convertirnos en personas pro-activas es necesario aceptarnos de una manera incondicional: totalmente, tal como nos parece que somos.

Y en este punto hemos llegado a la dificultad Nº 1: ¿qué es la aceptación?

Si no lo tenemos claro, cualquier invitación del tipo “acéptate, hombre (mujer)!” no es más que un bla bla bla sin fundamento alguno.

Qué es la aceptación

La aceptación es:

Aceptación

Viene del latín acceptare que es el frecuentativo de accipio, accipere y este último formado por el prefijo  ad- (hacia), la raíz capio (asir, coger, tomar; así como agarrar, apresar, capturar, atraer, fascinar) y el sufijo -ción (acción y efecto).


Entonces la aceptación es acción y efecto de tomar, coger, asir, apresar, capturar, atraer, fascinar algo.


Este es el significado original.

Entonces, vemos que la aceptación es más bien la acción y su efecto de hacerse con algo. Es algo muy importante para entender la naturaleza de la aceptación.

Un poco más adelante veremos, qué es ese algo, dónde y cómo ocurre esta acción y se manifiesta su efecto.

Yo diría que

la aceptación es el reconocimiento
de la existencia de algo, 
es no negar, no rechazar la existencia de algo

La #aceptación es el reconocimiento de la existencia de algo, es no negar, no #rechazar la existencia de algo. #lenguajesDelAmor #relacionesDePareja

Click to Tweet

Cuando no aceptamos (negamos o rechazamos) algo, la vivencia interna puede describirse como la resistencia o evitación.

Hay una frase que es atribuida a Jung que dice algo así como “aquello a lo que te resistes, persiste…”

Pues todo aquello a lo que te resistes, rechazas, no aceptas persiste.

Persistir significa literalmente mantenerse, permanecer en el mismo lugar. Y este lugar se encuentra dentro de tu consciencia y de ahí se extiende y se manifiesta en tu cuerpo físico.

Qué es lo que aceptamos (o no)

Dejando al margen las relaciones financieras y comerciales donde también se usa ese mismo término, generalmente aceptamos o no

  • situaciones

  • acontecimientos

  • fenómenos

  • hechos

  • argumentos

  • actitudes y gestos

  • expresiones y 

  • maneras de ser y, sobre todo, a 

  • personas

Esa parte es la que nos interesa para poder trabajar nuestra capacidad de autoaceptación aplicada a las relaciones de pareja.

Eso es lo que asimos, tomamos, cogemos, apresamos, agarramos, apresamos, atraemos, fascinamos....

En el polo opuesto de la aceptación están:

  • el rechazo y

  • la evitación

Constituyen la acción y el efecto contrarios a los citados para la aceptación.

En algunos artículos escritos por psicólogos podemos encontrar afirmaciones como

“la aceptación significa reconocer las situaciones no deseadas de nuestra realidad sobre las que no podemos hacer nada para modificarlas, aprendiendo a asumirlas (sin quejas ni excusas) y así fortalecer nuestra tolerancia a los fracasos, pérdidas o desengaños vitales”.

Nos intentan decir que la aceptación tiene que ver con algo negativo, no deseado, que encima no podemos cambiar y esto es algo absurdo: también aceptamos lo bueno, lo feliz, lo agradable, etc. y todo esto lo podemos cambiar.

El caso es que aceptar lo bueno y agradable no suele suponer ninguna dificultad.

También podemos no aceptarlo, podemos rechazarlo. Algunos rechazan ser felices, rechazan descansar, rechazan estar tranquilos, rechazan la despreocupación (están crónicamente preocupados)...

Normalmente donde más trabajo nos cuesta es en la aceptación de lo negativo.

Entonces, hemos de aprender a aceptar aquello que, de entrada, no deseamos y aquí llegamos a la siguiente dificultad que consiste en confundir la aceptación con otras actitudes.

La aceptación NO ES

  • resignación

  • estar conforme

  • estar de acuerdo

  • instalarse en la indiferencia

No confundas la #aceptación con la #resignación, con estar #conforme o estar de acuerdo. #lenguajesDelAmor #relacionesDePareja

Click to Tweet

Hablando de las relaciones de pareja, hemos de aceptar a nuestra pareja tal como la percibimos y creemos que es, si queremos tener relaciones cuanto menos satisfactorias.

"El encuentro de dos personas es como el contacto de dos sustancias químicas: si hay alguna reacción, ambas se transforman."

¿Y si mi pareja me maltrata?

¿Y si mi pareja se aprovecha de mi, me utiliza o anula mi personalidad?

¿Y si nuestra relación es tóxica y ninguno de los dos somos felices en esta relación?

¿Tengo que aceptar todo esto?

La respuesta es SÍ.

Y como la aceptación no significa estar

  • resignado

  • de acuerdo

  • conforme

  • instalarse en la indiferencia

 Si mi pareja

Lo acepto, es decir reconozco que esto existe, y el siguiente paso debería ser el de tomar la decisión de qué hacer con todo esto:

  • me quedo en esta relación que no me satisface ni me hace feliz o

  • finalizo esta relación y, si quiero tener pareja, busco y me junto con una persona compatible conmigo (a ser posible atractiva para mi y yo para ella)

Como ya lo dije, aceptar no significa estar de acuerdo, ni conformarse con aquello que existe.

Acepto que las guerras y conflictos de todo tipo existen. Lo cual no significa que estoy de acuerdo con esta situación.

Acepto que mi pareja es una persona celosa pero no estoy de acuerdo que me amargue mi existencia, etc.

En los citados casos, al igual que en muchos otros, la solución no pasa por

  • luchar

  • intentar cambiar a tu pareja

  • tratar de convencerla

  • obligarla a ser mejor

  • ni nada por el estilo

Carl Gustav Jung en Ecología emocional en las relaciones de pareja en lenguajesdelamor.com

 Carl Gustav Jung

"Lo que niegas, te somete. Lo que aceptas, te transforma"

Tener pareja, y por ende tener relaciones de pareja, es una decisión, no es una obligación. Puedes vivir perfectamente sin pareja.

Bien, hemos visto

  • por qué no nos aceptamos

  • qué es la aceptación

  • qué es lo que aceptamos

  • qué es lo que NO ES la aceptación

Y ahora vamos a ver dónde, en qué parte de nuestro ser, se produce la aceptación.

En qué parte de nuestro ser se manifiesta la aceptación

Hemos llegado a una parte importante: ¿dónde se manifiesta la aceptación?

Parece una pregunta evidente: en la mente ¿no? O, tal vez, en la consciencia…

Si para tener buenas relaciones con mi pareja la tengo que aceptar tal como la percibo, pues lo haré en mi mente, algo así…

Esa es la visión que tienen, los que la tienen, del lugar donde se manifiesta la aceptación.

La inmensa mayoría ni siquiera se lo plantea ¿qué más da?

Si acepto algo lo acepto y punto. Y si acepto que mi pareja tiene estas u otras manías que no me gustan demasiado pero que tampoco me molestan en exceso, las acepto y ya está.

Lógico ¿no? Eso, la aceptación suele verse, cuando se analiza, como resultado de una argumentación lógica, al menos tiene que ser algo lógico.

La lógica es cosa de la mente. Asunto resuelto.

Este es el mayor error que cometemos en el tema de la aceptación: nos parece que es cosa de la mente, de la lógica.

Pues no, si tengo que aceptarme a mí mismo primero para posteriormente poder aceptar a mi pareja, después de unos cuantos malentendidos y momentos de tensión, me contaré mentalmente una historia breve del tipo

“es que mi pareja es así ¿qué le voy a hacer? mejor que la acepte tal como es y tendremos menos discusiones…”

Amig@, la aceptación se manifiesta en tu cuerpo.

La aceptación se manifiesta como una sensación corporal, no es una operación mental, no es el resultado de ninguna argumentación ni de reflexión.

La #aceptación se manifiesta como una sensación corporal, no es una operación mental. #lenguajesDelAmor #relacionesDePareja

Click to Tweet

¿Qué significa esto?

Esto significa que si no estás acostumbrado a escuchar a tu cuerpo, a darte cuenta de lo que te dice con sutileza, te será muy difícil aceptar aquello que produce rechazo dentro de ti.

Significa que, si intentas aceptar algo, intentarás hacerlo mentalmente, a nivel intelectual. Esta maniobra, como lo hemos visto, no prosperará puesto que la aceptación se produce, se manifiesta a nivel corporal, no tiene nada que ver con la mente.

La sensación de aceptar

De acuerdo, entonces ¿cómo es esa sensación corporal de aceptar aquello que no nos gusta demasiado?

Muchos me preguntan ¿qué sensación es esa? ¿qué se siente en el cuerpo cuando la aceptación se produce?

Primero hay que señalar que cada cuerpo es un Universo aparte.

Pero te puedo decir que la aceptación se manifestará en tu cuerpo como una sensación de soltar, de quedarte tranquilo, libre.

Por contrario cuando no aceptas algo, cuando rechazas algo, la sensación que tienes en el cuerpo es de inquietud, de movimiento ansioso, de agitación interna.

Algunos experimentan angustia, tensión, sensación incómoda en los intestinos o estómago, el miedo, la rabia o el enfado, etc. etc. etc.

Esta sensación suele estar acompañada de pensamientos repetitivos y de carácter negativo que giran y giran en su mente.

Sin embargo cuando la aceptación se produce, esta se manifiesta en el cuerpo con la sensación de haber soltado algo, de liberación de algo, de relativa o mucha quietud mental, de no existir ningún alboroto interno.

Pues ya lo sabes, la aceptación

  • no es algo mental

  • no es fruto de una reflexión

  • no es resultado de argumentación lógica

La aceptación es, en primer lugar, la sensación corporal de

  • quietud

  • soltura

  • tranquilidad corporal y mental

  • ausencia de alboroto o agitación interna

Escucha atentamente lo que te dice tu cuerpo.

Tu cuerpo es un espejo perfecto, si lo escuchas verás que refleja lo que está ocurriendo dentro de tu alma.

Escucha atentamente lo que te dice tu cuerpo: es el reflejo de lo que ocurre en tu alma. #lenguajesDelAmor #relacionesDePareja

Click to Tweet

Si acepto algo es porque tomé la decisión de aceptarlo y mi cuerpo me lo corrobora mostrando sensaciones de calma o quietud mental o corporal, de soltar algo, acompañadas de la ausencia de pensamientos negativos...

Si no acepto algo es porque, en algún momento y por la razón que sea, decidí NO aceptarlo y mi cuerpo me lo muestra con una intensidad y precisión: sensaciones desagradables, agitación interna, la centrifuga de pensamientos negativos girando sin parar…

Sabiendo que es y no es la aceptación, dónde se produce, vamos a ver en qué condiciones se produce la aceptación.

Condiciones necesarias para que la aceptación se produzca

Si tomo la decisión de hacer huevos fritos pero me falta algún elemento esencial (huevos, sartén, aceite y fuego) luego no cuento con las condiciones necesarias para poder hacer los huevos fritos.

No basta tomar la decisión de hacer algo, han de existir las condiciones necesarias para que ese algo sea posible.

Lo mismo pasa con la aceptación.

Imagínate que no te aceptas. Lees este post y dices: estupendo!

Voy a aceptarme. Tomo la decisión de aceptarme porque me has convencido de que esto será bueno y útil para mi y mi relación de pareja.

No servirá de nada si no creas las condiciones necesarias.

¿Qué condiciones son estas?

  • apertura

  • desafiarte a hacer lo que sueles rechazar o evitar

  • hacerlo incondicionalmente

Me abro para poder aceptarme

Para aceptarnos es necesario, absolutamente necesario, abrirse a las vivencias, a vivir lo que nos toca vivir en el momento.

La no aceptación es un movimiento de cierre, de contracción. Cierro la puerta, las ventanas de mis sentidos, trato de aislarme del mundo, me dedico a la evitación de lo que siento.

Si me aislo del mundo, dejo de ver lo que está pasando ahí fuera.

Pierdo la capacidad de comprensión, me condeno a ser reactivo: ocurre algo ahí fuera - respondo, estímulo - respuesta, estímulo - respuesta…

Casi siempre estas respuestas son poco adecuadas, bruscas, negativas.

Si me abro a las vivencias, es decir me permito el lujo de vivir las sensaciones relacionadas con mi rechazo de algo, empezaré a ver y comprender algo importante.

Si no acepto mis errores, si me critico con dureza cada vez que fallo en algo, dejo de ver la realidad: la realidad es que equivocarse es humano.

Si equivocarse es humano, me abro a vivir lo que ocurre dentro de mi cuando me equivoco:

  • me siento ridículo

  • muy preocupado por lo que dirán de mi

  • se me acelera el ritmo cardíaco

  • siento angustia

  • me pongo nervioso

  • me pongo tenso

  • empiezo a insultarme

  • empiezo a buscar culpables para justificarme

  • etc. etc. etc.

Me abro a estas vivencias y empiezo a ver lo que realmente está pasando dentro de mi ser.

Observa que todo esto que enumeré se manifiesta a nivel corporal con sensaciones desagradables.

Por ser sensaciones desagradables, intento evitar estas vivencias cerrándome, trato de no sentir esto, de salir corriendo de esto que tan poco me gusta.

Y aquí llegamos a la segunda condición.

Me desafío a hacer lo que suelo rechazar o evitar

La segunda condición para que la aceptación se produzca es esa:

me desafío a vivir lo que normalmente intento rechazar o evitar

Es decir, me quedo donde estoy y vivo conscientemente que

  • me siento ridículo
  • muy preocupado por lo que dirán de mi
  • estoy sepultado por la avalancha de pensamientos negativos y alarmantes
  • se me acelera el ritmo cardíaco
  • siento angustia
  • me pongo nervioso
  • me pongo tenso
  • empiezo a insultarme
  • empiezo a buscar culpables para justificarme
  • etc. etc. etc.

Y… no hago nada para evitar sentirlo.

¿Qué va a pasar si haces lo que te propongo?

  1. Nada grave.

  2. Lo que estas sintiendo se irá esfumándose

Sí sí, se irá esfumándose. Si te abres a vivir estas sensaciones, se esfumarán como la niebla matinal bajo los rayos del sol.

Y es ahora cuando la decisión de aceptar tus errores se hará realidad.

¿De una vez por todas?

No. Tendrás que practicarlo durante algún tiempo. Se te olvidará, te caerás en la trampa reactiva de siempre.

Tendrás que repetirlo unas cuantas veces y cada vez que lo hagas te irá saliendo mejor y más fácil.

Y por último tienes que

Hacerlo incondicionalmente

Como una mujer no puede estar un poco embarazada, o lo está o no lo está, la aceptación también ha de hacerse de manera incondicional.

No caben opciones: o acepto o no acepto.

No es “sí pero no” o “no pero sí”, no hagas estas triquiñuelas.

Usando el mismo ejemplo que puse, acepto que cometo errores, acepto que me equivoco. ME EQUIVOCO.

Equivocarse es inevitable. Todos nos equivocamos y nos equivocaremos. Sin lugar a duda.

Lo que hay que hacer es

  • tratar de reducir el número de errores

  • usar los errores para aprender

Te puse este ejemplo, el de no aceptar tus errores, y si lo llevamos a las relaciones de pareja resulta que si eres muy crítico con tus errores también serás igual de crítico o más con los errores de tu pareja.

Y en lugar de servirle de apoyo te convertirás en su verdugo cada vez que tu pareja cometa un error.

¿Crees que será fácil esta relación?

Por el contrario, si te aceptas, si aceptas que te equivocas, lo vives, lo asimilas y lo conviertes en un aprendizaje, casi seguro harás lo mismo con tu pareja.

Lo mismo es aplicable a cualquier otro fenómeno que no aceptamos dentro de nosotros mismos.

Por eso podemos decir que

Aceptarme es ahorrar mucha energía psíquica, es liberarse

Eso es, aceptarme ahorra todo esta energía psíquica que se gasta en rechazar o evitar algo y parapetarse de uno mismo.

Aceptarme me libera de este gasto y de las vivencias desagradables porque permito que se manifiesten y se esfumen.

Recuerda esa frase tan acertada de Carl Gustav Jung

Carl Gustav Jung en Ecología emocional en las relaciones de pareja en lenguajesdelamor.com

 Carl Gustav Jung

"Aquello a lo que te resistes, persiste."

Si te resistes a aceptar lo que sea, vivirás esta resistencia como algo desagradable y esa vivencia desagradable persistirá, se quedará contigo mientras dure tu resistencia.

Resumen

Llegó el momento de resumir lo que has descubierto en este post para que puedas usarlo como material de apoyo en tu crecimiento personal, avanzando en tu autoaceptación.

1

Todos tenemos ciertos defectos personales

No existe ni una sola persona que no tenga defectos.

Tu y yo también los tenemos.

La cuestión es no focalizar nuestra atención únicamente en esto.

Tu NO ERES tus errores.

Tus errores no reducen tu valía como persona.

Todo lo que existe en nuestro universo psíquico es funcional: cumple alguna función concreta.

Por eso antes que intentar eliminar algo que no te guste, procura tener claro con qué elemento edificante lo vas a sustituir.

2

Qué es la aceptación

La aceptación, literalmente, es la acción y resultado de


reconocimiento de la existencia de algo, es no negar, no rechazar la existencia de algo


Cuando no aceptamos (negamos o rechazamos) algo, la vivencia interna puede describirse como la resistencia.

Hay una frase que es atribuida a Jung que dice algo así como “aquello a lo que te resistes, persiste…” 

Pues todo aquello a lo que te resistes, rechazas, no aceptas persiste. 

Persistir significa literalmente mantenerse, permanecer en el mismo lugar. Y este lugar se encuentra dentro de tu consciencia y de ahí se extiende y se manifiesta en tu cuerpo físico.

3

La aceptación NO ES

  • resignación

  • estar conforme

  • estar de acuerdo

  • instalarse en la indiferencia

Hablando de las relaciones de pareja, hemos de aceptar a nuestra pareja tal como la percibimos y creemos que es, si queremos tener relaciones cuanto menos satisfactorias.

Acepto a mi pareja y si mi pareja no es compatible conmigo porque la relación que tenemos es tóxica (hay violencia, celos desmesurados, no nos entendemos, etc.), tomo la decisión de

  • mantener la relación (desaconsejo mantener relaciones destructivas)

  • finalizarla y buscar a una persona compatible conmigo

4

En que parte de nuestro ser se produce la aceptación

La aceptación se materializa y se manifiesta en nuestro cuerpo.

No es una operación o maniobra mental, no es fruto de argumentación ni de lógica.

5

La sensación de aceptar

La sensaciones que acompañan a la aceptación son:

  • quietud

  • soltura

  • tranquilidad corporal y mental

  • ausencia de alboroto o agitación interna

Cuando tomes la decisión de aceptar algo y las sensaciones que tienes en el cuerpo son las que te describo, lo has aceptado.

 

6

Condiciones necesarias para que la aceptación se produzca

Para que la aceptación se produzca han de darse las siguientes condiciones:

    1. Me abro

  • a las vivencias que acompañan aquello que no acepto

    1. Me desafío a hacer lo que suelo rechazar o evitar

  • en este caso permanezco en la vivencia propia de la o aceptación

  • esto hace que la vivencia en sí vaya esfumándose

  • se produce una liberación de las sensaciones desagradables

    1. Lo hago incondicionalmente

  • no tienen que existir ninguna condición

  • acepto porque decido aceptar, porque reconozco la existencia de aquello que acepto

 

7

Aceptarme es ahorrar mucha energía psíquica, es liberarse

Aceptarme ahorra todo esta energía psíquica que se gasta en rechazar y parapetarse de uno mismo.

Aceptarme me libera de este gasto y de las vivencias desagradables porque permito que se manifiesten y se esfumen.

Feliz viaje hacia la aceptación de ti mismo para poder aceptar a tu pareja y el mundo en general!


En los comentarios de abajo comparte tus experiencias, opiniones e ideas, pregunta y plantea temas.

Únete a la comunidad de los Lenguajes del Amor

Te iremos enviando información útil y práctica sobre los lenguajes del amor, relaciones de pareja en general y temas afines.

0 0 vote
Article Rating

Tags

aceptación, rechazo, relaciones de pareja


Sobre el autor

Psicoterapeuta, profesor de Yoga y Yogaterapia, experto en desarrollo personal con más de 30 años de experiencia. Mi misión es ayudar a mayor número de personas posible a aprender a construir relaciones de pareja desde el amor y el respeto mutuo. Si quieres vivir en un mundo mejor, empieza contigo mism@ y con tus relaciones amorosas. Estoy convencido de que cualquier persona que quiera tener más amor en su vida puede aprender a hacerlo.

You may also like

¿Luchar por la relación de pareja?

6 hábitos de personas emocionalmente capacitadas

Interesarse por la vida diaria de tu pareja

Crea tus reglas de relaciones de pareja

Del maltrato al buentrato en las relaciones de pareja

5 medidas para evitar la incomunicación en la pareja

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Descubre cómo elegir bien a tu pareja con este Mini Curso GRATUITO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

​Mini Curso GRATUITO online: ​Cómo elegir bien a tu pareja