fbpx

junio 20

0 comments

6 hábitos de personas emocionalmente capacitadas

¿Quieres más estabilidad y equilibrio emocional en tus relaciones de pareja?

Habrás leído algún artículo o incluso un libro sobre la inteligencia emocional y te suena la idea de que si conoces cómo funcionan las emociones serás capaz de convertirte en una persona emocionalmente estable, equilibrada.

He aquí un problema: las ideas de por sí, incluso las buenas, no te llevan a ninguna parte.

Para madurar y tener la ansiada estabilidad o el imposible equilibrio emocional es necesario pasar a la acción.

Son necesarios los hábitos. Hábitos específicos.

Sólo viendo muchos vídeos sobre cómo entrenarse para correr un maratón no vas a ser capaz de correr el maratón.

Tendrás que acumular centenares de kilómetros a tus espaldas, tendrás que prepararte mentalmente para una prueba de esta magnitud.

Algo parecido pasa con la esfera emocional y tal como dijo Machado

Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

En este post explico por qué no se puede conseguir el equilibrio en las emociones y en general en la vida:

Si sabes cómo sentirte bien a diario y además lo haces, aportarás este bienestar a las relaciones de pareja y a tu entorno también.

Si no lo haces, aportarás el malestar y no creo que sea una opción deseable para tu pareja ni para tu entorno.

Para poder hacerlo vamos a ver qué acciones necesitaría poner en marcha.

1. Usa el entrenamiento de atención para desarrollar flexibilidad mental

Vives aquello en lo que está puesta tu atención.

Si pones tu atención en la ira, desasosiego, ansiedad - vivirás la ira, desasosiego, ansiedad.

Si pones tu atención en la serenidad, calma, alegría - vivirás serenidad, calma, alegría.

¿Cuál es el problema si todo es tan simple y llano?

El problema está en que la atención es muy volátil, parece que es un ser indomable que va a su bola haciendo sus locuras.

En algunos antiguos textos del yoga de antaño la atención no entrenada se comparaba con un mono loco y borracho, loco y borracho.

Pues eso, estás experimentando la ira, te acuerdas de poner la atención en la serenidad y… ni hablar, la ira te engulló por completo y no puedes hacer nada.

Estás ansioso por cualquier cosa y decides poner tu atención en calma y… vaya, qué calma ni que calma si tienes sudores fríos, palpitaciones y te falta aire…

Tienes pensamientos preocupantes, intentas poner tu atención de algo agradable y… descubres que te has quedado atrapado por tus pensamientos rumiantes y la preocupación no hace más que crecer.

¿Cómo ser dueño de ese mono loco y borracho que hace lo que le sale de las narices, que va saltando de rama en rama sin ton ni son sin hacerte caso?

La solución es entrenar tu capacidad de mantener la atención enfocada voluntariamente.

Práctica

Dedícale 5 minutos de práctica diaria para entrenar tu capacidad de enfocar tu atención a voluntad.

Siéntate cómodamente.

Cierra los ojos.

Trata de hacer dos o tres respiraciones no muy profundas alargando un poco más la espiración.

Si puedes inspira contando hasta 4 luego espira contando hasta 6.

Al finalizar las respiraciones, pon tu atención en cualquier sensación que tengas en tu cuerpo.

Solamente observa, sin juzgar, sin intentar conseguir nada, sin pretender cambiar nada.

Si al cabo de algún tiempo la sensación desaparece, elige cualquier otra sensación.

Variantes avanzadas:

1.- Realiza la misma observación en movimiento: cuando vayas caminando, presta parte de tu atención a cualquier sensación que exista en este momento en tu cuerpo.

2.- Lo mismo en el transporte público, en la cola del super, durante alguna espera obligada en un lugar público: no cierres los ojos, tan solo observa durante unos instantes cualquier sensación que elijas.

Frecuencia diaria: 1-2-3 veces al día no más de 5 minutos

Mientras lo vayas haciendo tu atención, “naturalmente”, se distraerá con los pensamientos, preocupaciones, imágenes o recuerdos.

Cuando te des cuenta de ello, vuelve a dirigir tu atención a la sensación elegida.

Tal como para correr el maratón no son suficientes unos pocos entrenamientos, para dominar a tu mono loco y borracho es necesario adiestrarlo durante unos meses.

Poco a poco irás viendo que tu maestría va creciendo y cómo tu capacidad de armonizar la vivencia interna irá haciéndose cada vez más controlable y más armoniosa.

2.- Hacer ejercicio físico

Hay una expresión muy popular que reza: mens sana in corpore sano - “mente sana en el cuerpo sano”:

Es una expresión sacada del contexto y tal como nos la presentan es falsa a no poder más.

Un cuerpo sano es una condición deseable pero en ningún caso suficiente para tener la mente sana.

Existen muchas personas con los cuerpos perfectamente “sanos” pero con unas mentes más bien enfermas y al revés también.

Bueno, dejando esta falacia de lado, lo que sí está claro es que hacer el ejercicio ayuda a sentirse mejor a todas luces.

Además es muy importante tener la condición física a la altura de las demandas de nuestras obligaciones y trabajos.

Tanto si pasas el día sentado en la oficina como si tu trabajo es más bien físico y te mueves bastante, en ambos casos ES NECESARIO tener el cuerpo preparado para satisfacer con creces esta demanda física.

Encuentra un tipo de actividad física que te guste y haz un plan de entrenamiento regular, pero en su justa medida.

Aquí tienes unas cuantas clases de Yoga y ejercicios físicos que puedes hacer en casa.

3.- Habla contigo mism@. Mucho.

Cultiva el diálogo interno constructivo. Esta práctica, junto con la anterior, forma parte del arte de amarse a sí mism@.

Ya de por sí hablas muchísimo contigo mism@ pero lo harás de manera automática y a menudo en clave negativa.

Pues a partir de ahora empieza a hablarte en clave positiva.

Si te has equivocado en alguna acción tuya, si los planes que hiciste no salieron como tú lo querías, dirígete a ti mism@ con una frase positiva, animándote de manera constructiva.

Por ejemplo: bueno, no salió como tú querías, has hecho muy bien en intentarlo, procura mejorar en esto y lo otro, tu puedes, adelante!

Y así cuanto más tanto mejor.

Cuando te levantas por la mañana, salúdate con alegría y entusiasmo.

Cuando termines el día, ya acostad@ en la cama, date las gracias a ti mism@ por haber hecho muchas cosas provechosas.

Cuanto más hables de esta manera contigo mism@, tanto mejor te sentirás y cuidarás ese jardín de tu alma que ahora mismo, probablemente, está lleno de maleza.

4.- Comprométete con el descanso

Sí, no me he equivocado al decirlo así: has de COMPROMETERTE con tu descanso.

El descanso no es una opción, ni es ningún premio por los esfuerzos realizados.

Es una necesidad ineludible, una condición obligatoria para el buen funcionamiento mental, emocional y físico.

Un cuerpo cansado y crispado, con facilidad crispa la mente y esta traslada la crispación a las emociones.

Has de organizarte para tener el descanso en cantidad y calidad necesarias para un funcionamiento óptimo.

Aquí tienes unas recomendaciones para paliar el cansancio y sentirte muy bien:

Sesiones de relajación guiada

La práctica de la relajación general consciente es un recurso muy potente para prevenir la aparición del cansancio y evitar el desgaste prematuro

5.- Apóyate en tus valores

Apóyate en tus valores conscientemente.

Si tienes claros tus valores y los tienes presentes, crearás el marco espiritual de acción.

Además del marco psicológico de ACA - Apertura, Confianza y Amor - que propongo usar siempre, si te apoyas en tus valores claros, crearás un marco espiritual dentro del cual actuarás en tu día a día.

Un postulado de valores y una declaración de los mismos podría ser:

Haga lo que haga la cantidad del bien en el mundo ha de ir en aumento.

Elabora tu propio marco espiritual.

Para eso dedica tu tiempo para preguntarte y hallar la respuesta a estas preguntas: 

  • ¿Qué es lo que realmente me importa? 

  • ¿Cuales son mis valores? 

  • ¿Qué me apasiona? 

Y lo más importante

  • ¿Cómo podría comenzar a trabajar en esos valores? 

  • ¿Qué sería necesario para hacer realidad esos valores?

6.- Crea las reglas de tu vida

Eso de las reglas puede parecer un tanto pesado: todo el mundo nos impone sus reglas.

En el trabajo, en la sociedad en general, en familia, reglas (leyes) económicas y jurídicas, civiles y penales, etc.

Es sorprendente pero la inmensa mayoría cumple y acata las reglas externas convirtiéndolas en las propias y (casi) no tiene las reglas propias.

Elabora tus propias reglas para organizar tu vida y reducir el caos que te quita muchas fuerzas.

Aquí un ejemplo de las reglas de Alexandr Liubischev, entomólogo soviético:

  1. No tengo tareas obligatorias

  2. No cojo trabajos urgentes

  3. En caso de cansancio enseguida paro el trabajo y descanso

  4. Duermo mucho, unas 10 horas

  5. Combino los trabajos que cansan con ocupaciones agradables

  6. La lectura de la ficción considero como mi principal trabajo

  7. Trabajo unas 7-8 horas al día, es mi máximo

Liubischev tenía múltiples condicionantes sociales y laborales. No vivía en una casa de pueblo, lejos de la agitación urbana y entregado a su vida de investigación científica.

Por eso es sorprendente que este hombre dejó al final de su vida 15.000 páginas de texto de trabajos científicos.

Fíjate en la regla Nº 6: era científico hasta la médula pero consideraba que leer literatura de ficción era su trabajo principal...

Gracias al sistema de registro total del tiempo que dedicaba a cualquier acción suya, alcanzó una productividad sobrehumana y con ello, además de la investigación científica, el número de libros leídos, de películas y obras teatrales vistos cada mes iba en aumento de mes en mes.

Es un ejemplo para que veas que cada uno puede crear sus reglas de vida que pueden ser muy diferentes a lo que acostumbramos a ver y aún así funcionar muy bien en la sociedad.

Crea tus propias reglas, no copies mecánicamente las reglas de otras personas. Inspírate en ellas para crear las tuyas.

Resumiendo

Si quieres estar mejor en el día a día y aportar este bienestar a tus relaciones de pareja y a tu entorno (aumentando tu valor como pareja también), es necesario que crees la condiciones para que esto sea posible.

Para ello

  1. Entrena tu atención

  2. Cuida tu cuerpo haciendo ejercicio

  3. Habla contigo, mucho

  4. Comprométete con tu descanso

  5. Apóyate en tus valores

  6. Crea tus propias reglas de vida

Bueno, ya sabes a partir de ahora tienes un plan de acciones ordenadas para recobrar el bienestar en tu vida y compartirlo con tu entorno.

¿Qué opinas de esta propuesta? ¿Crees que puedes mejorarla? Si es así comparte tus ideas en los comentarios.


NO PIERDAS LAS NOVEDADES DE LOS LENGUAJES DEL AMOR

Te iremos enviando información útil y práctica sobre los lenguajes del amor, relaciones de pareja en general y temas afines.

0 0 vote
Article Rating

Tags

bienestar, cultivar atención, descanso, diálogo interno positivo, ejercicio físico, hábitos, reglas de tu vida, relaciones de pareja saludables, relajación, valores


Sobre el autor

Psicoterapeuta, profesor de Yoga y Yogaterapia, experto en desarrollo personal con más de 30 años de experiencia. Mi misión es ayudar a mayor número de personas posible a aprender a construir relaciones de pareja desde el amor y el respeto mutuo. Si quieres vivir en un mundo mejor, empieza contigo mism@ y con tus relaciones amorosas. Estoy convencido de que cualquier persona que quiera tener más amor en su vida puede aprender a hacerlo.

You may also like

¿Luchar por la relación de pareja?

Interesarse por la vida diaria de tu pareja

Crea tus reglas de relaciones de pareja

Cómo liberarse de la desconfianza en las relaciones de pareja

Del maltrato al buentrato en las relaciones de pareja

5 medidas para evitar la incomunicación en la pareja

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

​Descubre cómo elegir bien a tu pareja con este Mini Curso GRATUITO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

​Mini Curso GRATUITO online: ​Cómo elegir bien a tu pareja